Potosi - Bolivia Viernes 20 de Octubre de 2017

Destacan valor de “La Mujer Boliviana”

Hacer de padre y madre a la vez, trabajar incansablemente y expresar su amor de muchas maneras, son las principales demostraciones del valor que tienen las mujeres potosinas y bolivianas, según un sondeo realizado hoy por Radio Kollasuyo, en diferentes lugares de esta capital.

Hoy se efectuaron incontables actos de homenaje a la mujer, desde sencillas felicitaciones, hasta regalos y agasajos, tanto en los hogares, trabajos, negocios y hasta en la calle, según se observó.

Desde 1964, cuando se instituyó el Día de la Mujer Boliviana, se volvió a conceder un día completo a la mujer boliviana, sin necesidad de descuento de sus vacaciones, compensación con otra jornada y con el goce de haberes del 100 por ciento.

Recordar que a iniciativa de la diputada Lidia Guiler Tejada se instituyó el “Día de la Mujer Boliviana”, cada 11 de octubre, para que nadie olvide la labor de una mujer cochabambina, que a principios del pasado siglo 20 defendiera los intereses y derechos de las mujeres en Bolivia.

Su nombre: Adela Zamudio Rivero, quien nació un 11 de octubre de 1854 en la ciudad de Cochabamba y desde muy joven demostró sus habilidades como escritora, poetisa y educadora.

Zamudio adoptó el seudónimo de Soledad, que le acompañó toda su vida, al escribir sus versos, cuentos y novelas.

Fue una pionera nacional en materia de educación de la mujer, la organizar, fundar y dirigir el primer establecimiento de educación secundaria para mujeres.

Hasta 1913, las mujeres bolivianas sólo podían alcanzar el sexto año de primaria y luego eran adiestradas en las labores domesticas, consideradas como las ideales para ser esposas.

También puso en vigencia la educación secundaria para mujeres, y con sentido laico, porque no se enseñaba doctrina religiosa alguna, lo que le ocasionó los cuestionamientos de las beatas de su tiempo y en especial de un sacerdote franciscano llamado Francisco Pierini.

Éste, desde el púlpito y los periódicos, combatió las ideas educativas de Zamudio, así como lo hicieron las beatas y la burguesía de los años 10 del pasado siglo 20, que le acusaron de toda clase de supuestos defectos.

Pero el fraile franciscano no pudo con la pluma de Adela Zamudio, la cual cobró ribetes nacionales, imponiendo sus ideas de educadora, para luego continuar su labor a la cabeza del primer Liceo de Bolivia.

 

Ella también fue una ferviente defensora de los derechos humanos de las mujeres bolivianas, quienes no tenían derecho al voto calificado, a trabajar en las oficinas públicas y menos ser candidatas.

Hasta hoy, el contenido de su poema “NACER HOMBRE”, es una dura crítica al patriarcalismo y machismo boliviano.

En homenaje a Adela Zamudio se instituyó el día de la mujer boliviana, cada 11 de octubre de todos los años, para resaltar la infatigable labor de las mujeres de nuestra patria, que todos los días entregan su aporte para la construcción de una sociedad más democrática, justa y de mutuo respeto.

Omar Velasco H.

Deja una comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *