Potosi - Bolivia Miercoles 20 de Marzo de 2019

Los restos de Carlos Medinaceli reposan en la Villa Imperial

La población potosina recibió ayer los restos del mayor escritor boliviano, Carlos Medinaceli, con muestras de respeto y alegría.

Tras las gestiones efectuadas por el Gobierno Autónomo del Departamento de Potosí se pudo consolidar el traslado de los féretros de Carlos Medinaceli Quintana y su madre, Carmen Quintana Carrasco y Mendoza.

La comitiva que traía los dos ataúdes llegó a la zona de la rotonda pasadas las 15:00 y allí comenzó el recorrido que en gran parte fue afectado por la lluvia que cayó la tarde de ayer en la Villa Imperial.

La guardia de honor de la Policía Departamental abrió el paso a la comitiva que estaba integrada por autoridades departamentales, municipales, provinciales, estudiantes de colegios que tienen relación con el literato, ya sea que llevan su nombre o porque trabajó en ellos como maestros.

En el Colegio Pichincha se desarrolló un acto especial porque fue alumno de la vieja casona pero también desarrolló su labor como maestro.

Bajando la calle Hoyos y durante su paso por el Colegio Pichincha se largó una fuerte lluvia que fue interpretara por el párroco de la Catedral como una señal de que Potosí recibe a uno de sus hijos con los brazos abiertos y con las lágrimas en los ojos.

Juan Carlos Cejas que fue el artífice del traslado agradeció a todos quienes cooperaron de una u otra forma para que Potosí pueda tener en el Mausoleo de los ilustres a una personalidad que rompió los moldes de la literatura nacional.

Apuntó que Carlos Medinaceli no solo fue el autor de novelas como La Chaskañawi y Adela sino que fue un profundo crítico de la literatura como mecanismo de perpetuación de valores caducos y por ello impulsó junto a otros preclaros literatos el movimiento Gesta Bárbara.

 

Deja una comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *