Potosi - Bolivia Lunes 18 de Diciembre de 2017

Niña fue víctima de toques impúdicos a plena luz del día

 

/ Jeannette Cortez /

El hecho ocurrió cerca de las 11 de la mañana del lunes 4 de septiembre en la zona alta de la Potosí. Una niña de 6 años de edad fue víctima de un individuo de aproximadamente 25 años quien fue sorprendido por vecinas del distrito 4, zona de San Cristóbal, realizando toques impúdicos en la integridad de la pequeña.

Según antecedentes, la niña llegó tarde a la escuela y, al encontrarse con las puertas cerradas, decidió volver a la esquina donde la había dejado su hermana mayor con quien diariamente se encontraba en el mismo lugar para retornar a casa. La pequeña jamás se imaginó que, al no poder ingresar a su escuelita se encontraría en peligro toda vez que un individuo con intenciones malsanas tomó a la niña entre sus piernas y la manoseaba ante la mirada de una mujer quien desde la ventana de su domicilio observaba la mala acción del hombre.

La mujer de 70 años de edad interceptó al agresor al observar la desesperación y el llanto de la niña que, callada y con mirada asustada, no sabía cómo escapar de su agresor quien entró en contradicciones ante las preguntas formuladas por la vecina.

Visiblemente afectada, la pequeña agarró la mano de la mujer para ponerse a buen recaudo pero el hombre aseguro ser hermano de la niña para quedarse con ella y lograr sus objetivos.

El llanto de la  niña fue la señal que alertó a las vecinas para que intervengan y la recuperen. El  agresor, al verse sorprendido y no logrando conseguir su objetivo, se dio a la fuga.

“He llegado tarde a la escuela y la porterita no me ha querido abrir. Por eso yo fui hasta esa calle para esperarle a mi hermana, ahí no más vino ese hombre que me ha hecho sentar en sus rodillas, me agarraba muy duro y ponía sus manos aquí”, dijo mostrando entre las piernas el lugar donde el individuo habría realizado los toques.

Inconsolable era el llanto de la niña que solo se tapaba los ojos y agachaba la cabeza en señal de desahogo.

“Tenía hambre y no podía decir nada, tenía miedo que ese hombre me tape mi boca, no sé dónde me quería llevar, ahí no más apareció la señora que me ayudó y me llevó a su casa”, complementó la niña con voz temblorosa.

Clarita C. A. es la tercera de un número de cuatro hermanos que viven solos con la madre en el Cerro Rico de Potosí ya que la madre es guarda o cuidadora de una mina en el lugar. Ella fue abandonada por el esposo hace algunos meses atrás por su adicción al consumo de bebidas alcohólicas.

El distrito número 4 de esta ciudad es considerado como zona roja por la excesiva presencia de bares, cantinas, licorerías y centros clandestinos de expendio de bebida alcohólicas. Vecinos denuncian que la inseguridad es evidente en los barrios y calles de la zona alta por la presencia de antisociales, bebedores consuetudinarios y consumidores de droga que intranquilizan a la población que vive en la zona alta.

A una sola voz, los vecinos exigieron la intervención de autoridades de la Policía, Ministerio Público y Alcaldía para que clausuren  y retiren las licencias de funcionamiento de los bares y cantinas, además demandaron mayor presencia policial.

1 comentario

  1. RICHARD

    11 septiembre, 2017 at 9:12 pm

    UNA BALA EN LA CABEZA Y SE TERMINA EL PROBLEMA QUE MALA SUERTE QUE NO ESTABA CERCA O EL TIPO NO LA CONTABA

Deja una comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *