Potosi - Bolivia Martes 11 de Diciembre de 2018

Peligroso violador argentino estuvo en Potosí por varios años

Alberto Walter Brauton Steimbah vivió en la Villa Imperial varios años procurándose los recursos para su manutención en un pequeño establecimiento comercial donde expendía comida.

El ambiente convertido en centro de expendio de comida se encuentra en calle Linares de la ciudad de Potosí y allí se lo podía ver atendiendo con amabilidad a sus clientes y consumiendo mate durante horas.

Las personas que llegaban al local para consumir una pizza con un jugo o un pollo frito no sospechaban que tras esa imagen amable estaba un hombre que el año 2005 secuestró a jóvenes de entre 17 a 23 años, las llevaba a un descampado y abusaba de ellas.

El año 2009 un juez federal de la capital bonaerense le condenó a 40 años de prisión por la violación de al menos siete mujeres de las nueve que había secuestrado.

El 17 de agosto de 2013 Brauton salió de la cárcel con resguardo policial para visitar a su madre que supuestamente estaba muy enferma y cuando estaba en la casa materna la amante del preso drogó al guardia con un somnífero colocado en el mate.

La pareja salió de argentina y vino a Bolivia y tras algunos días en otras ciudades se establecieron en la ciudad de Potosí donde instalaron un negocio de comida.

La pareja del prófugo más buscado por la justicia argentina era Graciela Prono que el 20 de agosto de 2015 retornó a su país para visitar a su hija y fue detenida por la policía.

Desde ese momento el vendedor de comida siguió su vida solo compartiendo con la gente local que le tenía mucho aprecio.

El miércoles 21 del presente Interpol logró la captura de Alberto Walter Brauton y se estima que a esta hora ya estaría rumbo al país donde marcó la suerte de al menos nueve mujeres de las que violó a siete.

 

Deja una comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *