Potosi - Bolivia Jueves 06 de Agosto de 2020

POTOSÍ: TRAGEDIA ENLUTA A DOS FAMILIAS HUMILDES EN SAMASA AZÁNGARO

#Local #Azángaro #Potosí

Dos menores de edad perdieron la vida ahogados.

La Covid-19, no es la única causa que está arrebatando vidas, la tragedia hoy enluta a dos familias que lloran la partida de sus hijos, en horas de la tarde del domingo 5 de julio del 2020, el personal de Bomberos Potosí, hicieron el rescate de dos cuerpos ya sin vida en la Represa Yuraj Kasa, camino vecinal a Manquiri, proximo a Chiutara en el Distrito N° 14. Los cuerpos corresponden a dos menores de edad, ambos de sexo masculino.

Un Domingo de Paseo

La noche del pasado sábado 4 de julio, en Azángaro, un número entre 7 a 9 personas se reunieron entre hermanos y amigos (todos menores de edad) para poder ir de día de campo, como lo hacían en otras ocasiones, en semanas anteriores. El grupo de jovencitos contaba con el consentimiento de sus padres, la mañana del domingo 5 de julio, alistaron sus meriendas o como ellos decían su “sajra hora”, para que a media mañana, el grupo pueda compartir sanamente lo preparado, disfrutando del paseo, del paisaje y sacarse fotografías.

La mañana de ese domingo de junio, el grupo de amigos sin sospechar nada, una vez reunidos emprendieron rápidamente la aventura, rumbo represa denominada Yuraj Kása, próxima la Fábrica de Cemento, que se emplaza en Potosí, llevándose en sus mochilas o bolsas algo para compartir, como ya se había programado. La familia de Ariel (+) había preparado silpanchu, entre tanto la familia de Cristian (+), le preparo papa wayk’u y huevito pasa.

El Trágico Escenario

Partiendo de Samasa, después de más de 30 minutos de caminar, los amigos llegaron a la represa de Yuraj K’asa, donde en sus alrededores jugaron, se sacaron fotografías y se dispusieron a compartir entre todos lo que cada uno había llevado.

Según el tío de Ariel en entrevista exclusiva con Kollasuyo dijo:

“los jóvenes salieron de paseo, que en parte del grupo estaba su hija de 13 años, con quien aún no converso sobre el trágico tema, pero se dice que una menor había hecho caer su abarca al agua y que los más grandes del grupo habían rescatado la misma, viendo que no les paso nada se metieron a la represa a querer nadar y fue ahí fue donde ocurrió la desgracia”

Por su parte el Tío Abuelo de Cristian, don Sacarías narro a Kollasuyo que:

“Los jóvenes se habían reunido  noche antes y programaron el viaje, llevándose comidita y que al parecer estaban jugando, quisieron nadar y se hubieran ahogado” dijo.

Desesperados Intentos

La familia de Cristian al enterrase del trágico suceso, inmediatamente se aproximaron al lugar del hecho, en medio de la desesperación, llanto y fatiga, el tío y el padre de Cristián, sin dudarlo se metieron al agua, logrando avanzar casi 10 metros al centro de la represa, pero el agua helada impidió a que estos continúen su búsqueda, puesto que el frio del agua por poco los inmoviliza y a pesar de sambullirce no lograban ver nada.

La Familia de Ariel narro que una de las menores tuvo que subir a la punta de un cerro, para tener señal en su celular y pedir auxilio a su familia.

La unidad de bomberos, al tomar conocimiento del luctuoso hecho hicieron el rescate de los cuerpos ya sin vida de los dos adolescentes, al promediar las 17:30 a 18:00 horas, según narraron los dolientes, lamentando que las autoridades no brinden un buen equipamiento a estas personas, que les facilite hacer su trabajo de rescate.

Dolor Llanto y Luto

Las dos familias en sus respectivos domicilios distanciados por unos metros, velan los restos de sus hijos, unos lloran al hijo mayor y otros lloran al único hijo y no hallan explicación a lo sucedido, de como una jornada donde había risas, juegos se convertiría en una escena de terror, los cuerpos de los dos adolescentes reposan al interior de ataúdes blancos, mientras una gélida ventisca, pasea las calles de la población que aún no cree la noticia y los padres lloran por sus retoños, que recién empezaban a vivir y en medio de sollozos, las madres dicen “hijito párate, yo me he de ir en tu cuenta” o “hijito no me dejes, llévame con vos”

Las familias quisieron dejar muy en claro, que los dos adolescentes no consumían ni consumieron bebidas alcohólicas, que eran buenos hijos, alegres juguetones y educados.

Publiée par Radio Kollasuyo sur Dimanche 5 juillet 2020

Publiée par Radio Kollasuyo sur Dimanche 5 juillet 2020