LA FIESTA DE LAS ALMAS EN TIEMPOS DEL COVID-19 (Nota de Opinión)

Por Waldo Vargas Reyes

(RK-93 KOLLASUYO) A pocas horas de celebrarse el “Día de Todos los Santos y difuntos” que es una festividad llena de muchos significados espirituales y familiares, las y los bolivianos a pesar del COVID 19 que aun viene rondando por diferentes lugares, recordaran a sus seres queridos que partieron a una mejor vida.

De acuerdo a la cultura andina amazónica y chaqueña, la muerte no existe, y es entendida como una transición porque para ellos la vida es eterna. En torno a esta bella creencia, con mucho entusiasmo los dolientes comenzaron a elaborar sus masitas y acudieron a los diferentes hornos panaderos para realizar sus: tanta wawas, galletas, rollos, alfajores, maicillos, bizcochuelos, queques, escaleras, palomas, sol, luna, entre otros, que acompañaran en el armado de la tumba y mesa de la almita. Pero también se añadirá diferentes frutas, dulces, banderines, coronas y la rica comida y bebida que le gustaba al difunto.

La fiesta de Todos Santos se vive a partir del medio día del 1ro de noviembre hasta el mediodía del día siguiente del mismo mes y son dos días especiales que transita en el mundo de lo sobrenatural, de la fe, del secreto y por tanto, difícil de creer y entender. Pero allí está esa cultura, esa tradición que perdura durante siglos y siglos y es respetado por mucha gente.
Así, por ejemplo, en Potosí y Sucre, el día sábado por la noche comenzarán con el armado de un pequeño altar, acompañado de su Santo Cristo, la foto del o la difunta, adornos, flores, candelabros, velas y una buena iluminación. Los altares serán recogidos el 2 de noviembre al mediodía, cuando según la creencia popular las almas se despiden y dejan de nuevo este mundo.

Asimismo, se dice que, de acuerdo a la tradición pre-colonial, cuando una persona muere, su alma (nuna) va a reunirse con el Urkhu Pacha, mundo de abajo. En este mundo subterráneo, un mundo al revés, las almas viven el ciclo de su vida al revés, ellas nacen viejas para morir joven y volver a vivir en el mundo de los vivos. La muerte entonces no es ninguna ruptura, sino una etapa del ciclo de la vida, al contrario de la visión linear de la vida en la religión cristiana. Cada año, las almas vuelven a visitar el mundo de los vivos para ver si su recuerdo perdura.

Ahora bien, en estos tiempos del pos confinamiento del COVID 19 y al estar vigente aun las restricciones sanitarias, muchas familias en esta fiesta de Todos Santos y del Día de los difuntos, compartirán de manera muy diferente porque por la pandemia hubo más de 250 fallecidos en Potosí y será una oportunidad para reflexionar y recordar a sus seres queridos como a las personas que fallecieron por distintas patologías. De ahí que, las oraciones y las ofrendas serán en su mayoría en familia y la entrega de la variedad de masitas preparadas se llevarán a los parientes y amigos de la almita hasta sus casas particulares.

De ahí que cada objeto y/o alimento en la mesa preparada tiene su significado; así por ejemplo: la tanta wawas, representa a las almas que partieron al a mas allá, al otro lado del río o el “pueblo eterno”; la paloma, que sus alas rojas pueden ver al alma; la escalera por donde baja y sube -cielo-tierra- , el Kay Pacha para la cultura quechua y Aka Pacha para el aimara.

Es el lugar donde las almas descienden unas ves al año para reencontrarse con los vivos por un día, en su honor los familiares preparan una ofrenda o mast´aku que acompañan con rezos, ch ´allas y abundante comida; el sol y la luna, alejan al difunto de la oscuridad y alumbran su camino al viaje eterno; la caña de azúcar, le sirve para apoyarse en su cansancio en el camino del retorno y las flores representa la vida y la naturaleza, embellecen y perfuman la mesa frente a la muerte; y los colores, el negro y morado representan el duelo, muerte y dolor, son utilizados para las almas adultas, el blanco la pureza del alma de los niños, el celeste y rosado define el nexo femenino o masculino del difunto.

Pueblos del Sur, 31 de octubre de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *