Potosi - Bolivia Martes 16 de Julio de 2019

Policía busca al hombre que tiene en su poder vagoneta de chilenos muertos

La Policía Departamental extrema recursos para dar con el paradero de Jhuver Ramos Yañez, un comunario del sudoeste potosino quien se encontraría en poder de la vagoneta roja tipo Runner que les fue robada a los chilenos Sebastián Leiva (El Cangri) y Germán Gundián en una zona próxima al Salar de Uyuni.

El sujeto que se encuentra prófugo vivía en una comunidad del sudoeste potosino, lugar donde fue visto manejando el motorizado en el que los dos chilenos, junto a Sebastián Cornejo, ingresaron al país en pasados días.

La Policía tramita la orden de detención con el fin de lograr la captura del ciudadano boliviano de 25 años que estaría en poder del motorizado.

Esperan que ese sujeto pueda echar más luces sobre los hechos que terminaron con la vida de los dos ciudadanos chilenos que aparecieron muertos en el cerro Apacheta el domingo 24 de febrero.

DETENIDO

Detectives de la PDI de Concepción detuvieron en la comuna de Quillón, en la Región del Ñuble, a Sebastián Cornejo Hermosilla, quien es considerado como testigo clave de la muerte de Sebastián “Cangri” Leivaen el sudoeste boliviano.

“Cornejo Hermosilla registra una causa por presunta estafa en la venta de vehículos. Al no asistir a las audiencias correspondientes y no respetar el arresto domiciliario que se le impuso, el Tribunal Oral en lo Penal de Concepción decidió emitir una orden de aprehensión en su contra”, señala un informe del portal digital “El Dínamo.

Se destaca que ese hombre habría ido a bordo de la camioneta donde Leiva y Germán Gundián, la otra persona fallecida, se dirigieron rumbo a la frontera. Según él, la idea era vender el auto, pero terminaron siendo amenazados con armas por otros dos hombres bolivianos que los acompañaban.

“Yo quedé forcejeando con uno de los bolivianos. Me intimidaron con la pistola y nos pusimos a forcejear, cuando me bajo a buscar mi bolso, me dispararon en dos instancias“, relató el hombre.

Cornejo Hermosilla indicó que tanto “Cangri” como Gundián fueron abandonados en el desierto, donde finalmente murieron.

 

Deja una comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *