¡SI JURO…! (Nota de Opinión)

Por: Waldo Vargas Reyes

(RK-93 KOLLASUYO) La mañana del domingo 8 de octubre de 2020, David Choquehuanca y Luís Arce Catacora, juraron como Vicepresidente y Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, en un acto solemne cumplido en el Hemiciclo Legislativo.

Tras un saludo protocolar a todos los mandatarios invitados, instituciones y pueblo en general, el nuevo Vicepresidente Indígena David Choquehuanca, reflejo su discurso en base a la cosmovisión andina, amazónica y del Chaco boliviano, pero principalmente en base a los principios, valores y fines del Estado que se encuentran reflejados en la Constitución Política del Estado, convocando asimismo a erradicar el odio, la división, el racismo y la discriminación para dar paso a nuevos tiempos de vida sostenida por el consenso, la horizontalidad y el equilibrio de complementarios.

Asimismo, señalo que: “Ya no más persecución a la libertad expresión, ya no más judicialización de la política, ya no más abuso del poder, el poder tiene que ser para ayudar, el poder tiene que circular, el poder, así como la economía, tiene que distribuir, tiene que fluir, así como la sangre fluye en nuestro organismo” y que el nuevo tiempo significa escuchar el mensaje de los pueblos, significa sanar heridas, mirarnos con respeto el uno del otro, recuperar la patria, soñar juntos, construir hermandad, armonía, integración, esperanza para garantizar la paz y consolidar el Vivir Bien. Pero también en su mensaje agregó: “ya no más impunidad ¡Justicia hermanos! pero la justicia tiene que ser verdaderamente independiente, pongamos fin a la intolerancia, a la violencia a los derechos humanos y nuestra madre tierra”.

Por su parte, después de entonar el himno nacional con lágrimas, el nuevo Presidente que ganó las elecciones del 18 de octubre en primera vuelta con un contundente 55% de los votos, más de 26 puntos por encima de su principal rival, Carlos Mesa, prometió un gobierno “para todos y todas”, con el desafío de cerrar las heridas políticas y superar la crisis económica como la pandemia; aunque claro, crítico a la mandataria interina Jeanine Áñez, -llamándola golpista-que dejó en desastre a Bolivia.
Arce en su discurso tras ser juramentado por su vicepresidente, David Choquehuanca, señaló: “Iniciamos una nueva etapa en nuestra historia y queremos hacerlo con un gobierno que sea para todos y todas sin discriminación de ninguna naturaleza. Nuestro gobierno buscará reconstruir nuestra patria en unidad para vivir en paz”, agregando: “Nos comprometemos a rectificar lo que estuvo mal y a profundizar lo que estuvo bien”.

Recordó también que Bolivia fue escenario de una guerra sistemática contra el pueblo y contra los más humildes. Los dos objetivos del gobierno de facto -pacificación y llamado a elecciones- no se cumplieron, recrudeció el racismo y se usó la pandemia para prolongar un gobierno ilegítimo, “Una inmensa mayoría plurinacional enfrentó el peligro de la proscripción. Se estigmatizó a campesinos y obreros. Se quemó nuestra wiphala. Desde sectores minoritarios de la población se quería una democracia solo para unos pocos”. Asimismo, hizo un llamado a dejar a un lado las divisiones. “Como diría Marcelo Quiroga Santa Cruz, aquel líder socialista asesinado en otro golpe de Estado en 1980, no es el odio lo que impulsa nuestros actos sino una pasión por la justicia”.

En consecuencia, a partir de hoy se abre un nuevo ciclo democrático en el país con nuevas expectativas y nuevas ilusiones.

Pueblos del Sur, 8 de noviembre de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *